¡Triunfa el orgullo!

 

Todo sacrificio tiene su recompensa y más cuando se trata de 11 sacrificios. Unidad, lucha, entrega, orgullo y pasión; ésas son las cualidades que te hacen triunfar. El principio, como todos los principios era dulce, el liderato a tan sólo tres puntos y partido en casa, situación que a priori era favorable. Pero como siempre pasa, todo cambia en cuestión de minutos. Xavi Alonso comete un gran error y marca en su propia portería. Una gran jugada por parte del Sevilla, que comenzaba con su gran perla, Jesús Navas, que juega por la banda poniendo el balón en los pies de Capel, el disparo del centrocampista sevillista buscaba a un ex madridista, Negredo, que llegaba como un tobellino y golpeaba el balón que se encontraba con un Xabi Alonso que intentaba despejar pero que con muy mala suerte lo introducía al fondo de la red de Casillas.

Un contratiempo que nadie esperaba. El Real Madrid no se amilanó y no se dejó vencer por el desánimo de un desafortunado gol. Buscó la portería defendida por Palop en innumerables ocasiones durante todo el primer tiempo, pero el palo y sobre todo un gran muro infranqueable como es el portero del equipo andaluz, hacían que el Madrid no empatara en el marcador. Ronaldo, Higuaín y Kaká lo intentában de todas las maneras posibles, por el centro, por las bandas, con tiros desde fuera del área, jugadas ensalladas, pero todas tenían el mismo final, Palop. El cancerbero sevillista lo paró todo, con los pies, con las manos y hasta con las rodillas en un mano a mano con el “Pipita”. El Sevilla puede dar gracias del gran seguro que tienen en su portería.  Todo transcurrió de la misma manera hasta el final de la primera parte, multitud de ocasiones que no se pudieron materializar.

La segunda mitad comenzaba peor que la primera. En los primeros minutos de la reaunudación del encuentro una falta botada por Dragutinovic no encontraba adversario que la detuviera, ni los defensas ni el portero madridistas lograron impedir que el balón entrara en la portería de Casillas. Un gran jarro de agua fría para los merengues que veían como el liderato se les escapaba. Era hora de actuar y Pellegrini así lo entendía. Era el momento para que entrara en juego la clase del Real Madrid con nombre y apellidos, José María Gutiérrez “Guti”. Un jugador que como le dé por jugar te da la vuelta al encuentro en cuestión de dos pases y un par de miradas. Junto a él entraba otro gran revulsivo de esta temporada, Rafael Van der Vaart, en su lugar dejában el encuentro Arbeloa y Lass. El ritmo del partido era el mismo que el de la primera mitad, la delantera del Real Madrid asediando a un Palop que tenía su día de gracia y lo paraba todo, hasta los rechaces. Pero uno de ellos se le hizo imposible parar, el de Crsitiano Ronaldo, que le daba la confianza al equipo blanco que le faltaba para ganar ese partido. Un gol que provocaba la revolución de los madridistas que buscában con más aínco si cabe, la portería sevillista. El Sevilla poco peligro ocasionó a Casillas durante el resto de la segunda mitad, salvo algunas jugadas aisladas de Kanouté o Jesús Navas. Era el momento de poner las tablas en el marcador, porque los minutos pasaban y el Real Madrid tenía que obtener su justo premio a un gran partido, los goles. El segundo de los madridistas, que ponía el empate en el marcador, era a cargo de Sergio Ramos que tras un córner botado por Van der Vaart mandaba el balón al fondo de la red sevillista tras un gran golpeo de cabeza. El Bernábeu gritaba y se emocionaba, eran conscientes de que la remontada era posible. La afición volcada con su equipo esperaba impacientemente el gol de la victoria. Ya no quedaban uñas que morder en las manos, pero por fin llegaba ese minuto 94, en el que Palop despeja un gran remate de cabeza de Higuaín pero no es capaz de despejar el rechace de Van der Vaart, que estalla de alegría ante una afición enloquecida. Este desapercibido, a la par que gran delantero le daba la victoria a su equipo y con ello el liderato de Primera.

Esto demuestra que con dos… goles se gana un partido, aunque en este caso han sido tres. Gracias por el orgullo madridista, lo que nos hace únicos y diferentes en esta competición!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “¡Triunfa el orgullo!

  1. vane

    Ole ole y ole ´mi´niña… esta genial Vero.
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s